El matrimonio no es, para un cristiano, una simple institución social, ni mucho menos un remedio para las debilidades humanas: es una auténtica vocación sobrenatural. Para que el Sí de los esposos sea un acto libre y responsable, y para que la alianza matrimonial tenga fundamentos humanos y cristianos, sólidos y estables, la preparación para el matrimonio es de primera importancia.El Ministerio de Matrimonios les da herramientas para que su matrimonio se mantenga floreciendo através de los años y su romance y amor continúe creciendo.

 

Escritura:"Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre." (Proverbios 18:19)

 

 

Lugar: Iglesia local (ultimo Jueves de cada tercer mes)

Matrimonios